Cómo elegir un logo para tu negocio

diseno_logo_dest
Índice de contenidos

Antiguamente, no se tenía en cuenta el logo que representaba un negocio, no formaba parte de la estrategia de empresa.

Hoy en día, el logo es una de las piezas fundamentales en la estrategia de marca, es lo que hace que los clientes te conozcan y recuerden. Debes saber que el logo te representa, te identifica y te mantiene en la mente de tus clientes potenciales.

Por ese motivo, debes cuidar el diseño de tu logo. Tienes que crear una planificación e integración de lo que quieres transmitir. Es importante que entiendas lo que conlleva y que usos tendrá antes de crearlo.

Y nosotros te ayudamos, ¡sigue leyendo y descubre como hacerlo!

Para qué sirve un logo

¿Has oído hablar de branding? Es todo lo que conlleva el proceso de creación de una marca. Es la identidad de tu empresa, desde el diseño del logo y la imagen corporativa hasta la construcción de toda la estrategia global que llevarás a cabo para aportar identidad a una marca.

Un logo refleja los valores de marca a través de su diseño (formas, colores y tipografías). El objetivo es inspirar seguridad y reconocimiento. Si consigues diferenciarte de la competencia, el logo habrá cumplido su función y conseguirás beneficios. De lo contrario, dará sensación de falta de seriedad.

Usa tu logo para comunicar tus valores, identificarte y posicionarte en el mercado.

Por otro lado, existen diferentes tipos de logos: logotipo, imagotipo, isotipo e isologo. Te los explicamos a continuación:

tipos-logo

Logotipo

Un logotipo es la representación gráfica de una empresa o marca que está formada únicamente por letras. Normalmente, el naming.

Imagotipo

Un imagotipo es la representación gráfica de una marca que está formada por un elemento pictográfico y por letras.

Isotipo

El isotipo es la representación visual de una marca que está formada por una única imagen. Es un “icono” distintivo que consigue que se reconozca la marca a simple vista.

Isologo

El isologo es la representación gráfica de una marca que mezcla, unifica un elemento pictográfico y uno textual en una misma imagen.

¿Tienes claro el nombre?

El naming de tu marca lo debes tener claro y tiene que crear deseo por lo que ofrezcas.

El nombre del negocio es fundamental, es de las primeras cosas que perciben los clientes, e influirá en su primera impresión.

Somos conscientes de que encontrar el mejor nombre no es tarea fácil, pero obtener el nombre adecuado te ayudará a generar beneficios.

La mezcla del nombre y el logo son tu carta de presentación y son el punto clave de tu empresa a la hora de comunicarte con tus usuarios o clientes.

Te damos algunos consejos de marketing para elegir tu naming:

  • Define lo que quieres comunicar.
  • Crea una lluvia de ideas.
  • Descarta y encuentra el apropiado.
  • Debe sonar bien en voz alta.
  • Usa un nombre que tenga significado.
  • Evita el síndrome 3.0 y las iniciales.
  • Selecciona palabras cortas y adecuadas.
  • Quédate con el más impactante.
  • Asegúrate de que lo puedes registrar.
  • Crea un slogan o claim que acompañe a tu nombre.

Análisis previo de tu negocio

El diseño del logo debe estar enfocado a la marca desde el inicio, así ahorras tiempo y evitarás problemas posteriores.

Para que todo vaya bien, debes planificarte desde el principio y deberás tener en cuenta lo que el dueño de la empresa quiere, necesita y cómo lo enfocarás.

Algunos datos que debes saber son:

  • Particularidades de la empresa, como naming, valores, antigüedad y sector entre otros.
  • Target de la empresa, cuál es tu público objetivo, que medios se utilizan, etc.
  • Logo e identidad corporativa actuales, cómo es, cómo lo usan, qué representa…
  • Preferencias sobre el estilo, colores, tipografías, tono…
  • Presupuesto y condiciones, cuántas propuestas, cuánto tiempo…

Características que debe tener todo logotipo

Ahora que ya eres consciente de la importancia de un logo y lo que tiene que representar, también debes conocer los principios básicos que debes tener en cuenta.

Un logo bien diseñado debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Legible a todos los tamaños.
  • Ser escalable a cualquier tamaño requerido.
  • Reproducible en todos los materiales y formatos.
  • Distinguible en las diferentes tonalidades y colores.
  • Memorable, impactante y recordable.

¿Quieres hacer un diseño correcto? ¡apunta lo más importante!

Sencillo de recordar

Un logo debe ser memorable que, aunque solo se haya visto una vez, se recuerde. Es importante que el diseño permanezca en la mente de los consumidores. Lo diferente e inesperado, llama más la atención.

Esto significa que debe ser fácil de recordar, y lo mejor para ello, es que sea un logo simple y así, “ayudar a recordarles que existes y por qué existes”.

Algunos consejos para un logo fácil de recordar:

  • Representar de alguna manera los servicios que se ofrecen.
  • Piensa en tu público objetivo y diséñalo en base a ellos.
  • No incluyas muchos elementos, haz que sea simple.

Adaptable a otros formatos

El diseño debe adaptarse a todos los formatos y tener varias aplicaciones, no debes diseñar solo para uno.

Recuerda que puedes imprimir o publicar el logo en diferentes tamaños, medios o aplicaciones, y no debe perder su poder.

Un logo debe funcionar a la perfección, debe ser válido para publicar en web, en papel, en video, etc… Por eso a la hora de diseñar, tienes que elegir muy cuidadosamente lo que eliges poner y cómo.

Algunos consejos para conseguirlo:

  • Hazlo vectorial.
  • Debe verse bien tanto en color, como en blanco y negro.
  • Comprueba su uso en diferentes dimensiones.

Perecedero en el tiempo

Apunta a la longevidad, es la clave de la identidad de marca.

No te fijes en modas temporales, un buen logo debe tener peso tanto hoy como en el futuro. No debe quedar obsoleto. Tu logo puede evolucionar en el tiempo, pero no puede perder su esencia.

eligetipologo

¿Cómo va a ser tu logo?

Diseñar un logo requiere un proceso, que todo diseñador debe seguir para encontrar un diseño acertado. Apoyarse en un profesional es todo un acierto, así te resultará más fácil transmitir un mensaje emocional en tu logo.

Aún y así, te propongo unas etapas para diseñar tu logo.

Lluvia de ideas

Teniendo clara la historia de tu marca, debes apuntar todos los diseños que se te ocurren relacionado con tu sector. No descartes nada, todo puede servir de utilidad.

Escoge adjetivos que te describan, pueden ayudarte a encajar la palabra que te represente con alguno de los diseños dibujados.

Todos los diseños que realices deben seguir una forma simple que luego pueda evolucionar y crear algo original. Acompáñalos de colores que sean tendencia en tu nicho de mercado y te hagan destacar frente a la competencia.

Referencias

Busca referencias que se adapten a tu empresa y a tu sector. Ten en todo momento en mente tu briefing. A veces buscamos bocetos que cumplen nuestros requisitos y de repente dejamos volar nuestra imaginación que se aleja de lo que realmente necesitamos, y eso sería un error.

No busques solo referencias de lo que te gusta, si no también de lo que no te gusta para poder descartar y saber lo que no quieres.

Si tienes varias ideas, compártelas, podrás saber como lo aceptarían los consumidores.

¡Quédate con el más original y llamativo, y pásalo a formato digital!

Color

Elegir el color o los colores de tu logo es un punto clave. Pero, además debes tener varias opciones de color para poder utilizarlas en fondos de todos los colores.

Recuerda que a veces las combinaciones de muchos colores puede ser un acierto o un error según el diseño, pero siempre tiene que existir un color predominante que lo asocie a la marca.

Tipografías

Después de haber pasado los bocetos elegidos a formato vectorial, busca la tipografía. Debe encajar con el diseño y transmitir los mismos valores.

Evita las típicas tipografías, Comic Sans, Time New Roman, Helvética… la elección de la fuente dirá mucho de tu marca.

Elige una tipografía elegante pero fina, que se entienda lo que pone y te represente.

Establece un manual de identidad

Un manual de identidad corporativa es un documento que contiene las directrices de la imagen de marca. Es necesario. Reúne los elementos visuales y comunicativos de la marca.

Un manual de identidad debe tener una estructura básica:

  • Introducción de la marca: filosofía, valores, personalidad y tono.
  • Logotipo: especificaciones del diseño, escalas, colores, tipografías y usos correctos e incorrectos.
  • Colores: tonos permitidos y combinaciones.
  • Composición: normas básicas del diseño que apoyen la imagen visual.
  • Tipografía: nombre de la fuente, tamaños, espaciados y usos.
  • Imágenes, iconos y otros elementos: especifica si existen normas de este tipo.

Al realizar el manual de identidad debes tener claro que tu logo comunica lo que quieres transmitir, que los clientes lo aprecian así y que conseguirás que sea un logo reconocido.

 

Si tienes clara la idea de tu negocio y lo que quieres lograr, comienza a crear el logo de tu marca. Debes tener clara la idea de negocio para elegir una imagen apropiada donde proyectes lo que representas.

Como puedes haber visto anteriormente, crear un logo no es tarea fácil y por eso, es mejor que lo dejes en manos de profesionales y crear algo impactante. Así lograrás dar una personalidad adecuada a tu imagen corporativa.

Índice de contenidos
Abrir chat