La importancia de las Tipografías

tipografías

La tipografía, también conocida como fuente, es la forma de vestir las palabras. Tanto el diseño como el tipo de ésta es una parte importante que representa la marca.

Una identidad gráfica que debe estudiarse cuidadosamente en la estrategia que llevarás a cabo. Será la combinación perfecta junto a colores e imagen que harán que tu marca sea reconocida y recordada por los consumidores.

Tipos y Colores

Los colores y tipografías utilizados en tu identidad corporativa deben de transmitir imagen de marca y los valores de la empresa.

A veces nos encontramos con identidades con gran variedad de tipografías, siendo eso un error. Para conseguir que los clientes te identifiquen con rapidez se deben utilizar dos o tres tipografías como máximo. Además, debes ser coherente y consistente en todos los formatos donde las utilices para lograr un alto impacto.

La imagen que representa una marca suele estar compuesta por tonalidades, por lo cual, las tipografías deben seguir el mismo patrón. Los colores deben tener una combinación coherente y atractiva visualmente.

Tanto los colores como los tipos de fuentes nos transmiten emociones y sensaciones indirectamente. Uno de los ejemplos más claros de la utilización de los colores y formas tipográficas los encontramos en los alimentos. Por lo cual, debemos tener especial cuidado con lo que mostramos para no dar una imagen equivoca de nuestra empresa.

Usos y estilos de las tipografías

El tipo de letra utilizado debe representarte y para ello, debes tener claro que valores te representan. Normalmente, dependiendo del uso del texto se utilizarán distintas fuentes y proporciones.

En el caso de títulos o encabezados se utilizan tipografías grandes, sencillas y llamativas que sean fáciles de leer para atraer al lector.

El resto de texto como suele ser el cuerpo u otros párrafos se usarán tipografías de menor tamaño y de alta legibilidad para no cansar al lector. Si quieres resaltar una palabra o frase puedes utilizar una fuente Accent y así, generar un foco de atención visual. Esta tipo debe ser llamativa y atrevida para que resalte del resto.

Cada estilo tiene unas características diferentes:

  • Serif: estilo clásico, elegante y formal de fácil lectura por su forma lineal.
  • Sans Serif: moderna, dinámica y minimalista impactante por sus vértices rectos y trazos uniformes.
  • Caligráficas: estilo único de trazos a mano de manera delicada y original que transmite personalidad.

Existe un amplio abanico de tipografías, pero en la actualidad muchas marcas optan por crear su propia tipografía desde cero o modificar alguna de las ya existentes para su naming o logotipo para despertar emociones positivas como por ejemplo, una letra del revés, una breve inclinación…

Sin embargo, para el resto de texto se usan tipografías ya creadas aprovechando que tienen un poder comunicativo para persuadir a través del mensaje.

Tipografías

Consejos para combinar tipografías

Deben cumplir una jerarquía visual donde se diferente la más importante de las demás con estilos, tamaños, colores, etc.

No utilizar tipografías similares o muy comunes porque darán una sensación equivoca y por ello, debe haber diferenciación entre las fuentes.

Combinación y contraste de estilos, es decir, mezcla una tipografía gruesa en el título y una delgada en el resto del texto.

Tendencias de 2019

Con las tipografías se promueve el mensaje que se quiere transmitir de forma positiva generando una alta visualización. Por ello, cada año las tendencias cambian, aunque cada vez de manera más sutil. Éstas te ayudan a estar dentro del sentido común y la mayoría están orientadas al mercado para cada necesidad con cierta creatividad.

“Undersized”

Se utilizan fuentes con tamaños más pequeños con el fin de que sean legibles en cualquier formato sin afectar al resto del espacio y que sigan teniendo la misma sensación. Se busca conseguir que genere el mismo impacto en ordenadores, móvil o papel.

Serif

Los pequeños trazos adicionales vuelven aparecer para quedarse. Este estilo consigue la atención gracias a sus espaciados de líneas y trazos regulares. Aunque es cierto que antes se utilizaban en formatos impresos, este año donde más se utiliza este tipo de fuentes es en las páginas web.

Animadas

La animación se ha puesto de moda tanto en gráficas como en tipografías, pero con sentido. Se debe considerar su animación y la velocidad de la misma para que el usuario no deje de leer. Se suelen utilizar tipografías animadas que dan movimiento sin tenerlo para conseguir una interacción con el lector.

Colores y efectos

El concepto de las fuentes y su color han dado paso a nuevos proyectos que marcan tendencia y ayudan a que el target recuerde dicha tipografía o naiming por su color. También se utilizan las imágenes como elemento de fondo para una tipografía dándole un toque animado, aunque este estilo no es muy recurrido.

La superposición abre hueco este año con fuentes de gran tamaño haciendo recortes en las capas creando sensación de que el texto sale desde la superficie o que pertenece a la propia imagen.

Handmade

Los trazos a mano se utilizan en palabras o pequeñas frases para dar un toque de personalidad a la marca y hacer sentir cerca al cliente.

 

El mundo digital está dejando atrás al mundo analógico en lo que a marcas se refiere, por lo cual se olvida un poco la caligrafía haciéndose eco de las nuevas tipografías digitales. Pero recuerda que el encargado de la materialización visual del lenguaje verbal es el texto, por lo cual, la tipografía y el arte de jugar con los diferentes elementos gráficos transmiten tu concepto a tu público objetivo y éstos serán los que hagan que tus ventas aumenten.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *