Situación del sector turístico debido al Covid-19

Turismo y covid situacion actual
Índice de contenidos

El país ha atravesado anteriormente otras crisis y situaciones de incertidumbre, pero no iguales a esta. En el caso del Covid-19, su dimensión mundial ha supuesto una progresiva caída en la demanda de los servicios turísticos hasta el cese definitivo de actividad, afectando a toda la cadena de valor de la industria turística en España. 

Efectos del Covid-19 en cifras

El estado de alarma ha supuesto la paralización total del Turismo. El sector, que aporta el 12% del PIB y el 13% de empleo, ha cesado su actividad tras más de siete años de récords turísticos. En 2019 visitaron España 83,7 millones de turistas extranjeros, una cifra récord. Según datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en total dejaron unos 92.337 millones de euros en nuestro país que se alza como el segundo más visitado del mundo; sólo Francia está por delante.

Antes de que el Covid 19 irrumpiera para echar por tierra todas las previsiones, España arrancó 2020 con datos turísticos que señalaban que la llegada de turistas internacionales se mantendría al alza este año, mientras el gasto medio seguía repuntando.

Entre enero y febrero, España rozó los 8,6 millones de turistas internacionales, cifra que supuso un ligero descenso del 0,2 % respecto a los mismos meses de 2019, en tanto que su gasto total aumentó un 1,7 %, hasta 9.492 millones de euros, según las encuestas Frontur y Egatur difundidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Tras una caída del 1,4 % en las llegadas extranjeras en enero, se produjo un repunte del 1 % en febrero, aunque en ambos meses el gasto tuvo una evolución positiva del 1,4 y 1,2 %, respectivamente.

El crecimiento del gasto total por encima del de las llegadas en febrero se debe a un repunte del reembolso diario por persona del 4,7 % en lo que va de año, hasta 150 euros.

No obstante, al caer un 2,8 % la duración media del viaje (7,4 días), el gasto medio por turista tuvo un crecimiento algo menor, del 1,8 %, hasta 1.109 euros.

Situación tras el estado de alarma

La orden TMA/277/2020, de 23 de marzo, preveía en su artículo 1 la declaración como servicios esenciales de los alojamientos turísticos recogidos en el anexo, que se mantendrán cerrados al público en general, permitiendo únicamente el alojamiento de aquellos trabajadores que deban realizar labores, entre otras, de asistencia sanitaria.

El pasado 6 de marzo, la Organización Mundial del Turismo estimó unas cifras de llegadas de turistas internacionales para 2020 de entre -1% a -3%, lo que supone una pérdida en torno 30.000 y 50.000 millones de dólares (EE.UU.) en ingresos procedentes de turistas internacionales. Antes del brote del Covid-19, la OMT las previsiones apuntaban a un crecimiento positivo de entre el 3% y el 4% para este año.

Estamos observando cifras de cancelaciones de viaje sin precedentes con una progresiva caída en la demanda de los servicios turísticos a corto y medio plazo, tanto en el mercado emisor como en el receptivo. La mayoría de estudios nacionales ya se han hecho eco de que, lejos de mejorar -al menos de momento- la situación podría agravarse aún más, según las previsiones de los expertos. El Gobierno ya estudia la posibilidad de un verano con las fronteras cerradas al turismo internacional debido a la crisis del Covid-19, lo que supondría un duro golpe para el sector que puede llegar a perder hasta 90.000 millones de euros en un escenario como este.

Este cierre de fronteras (de manera parcial o total) impediría la entrada habitual del potente flujo de turismo internacional, por lo que todo apunta a que se va a optar por promover durante todo el verano el turismo dentro de España. Aunque son solo previsiones, la mayoría de expertos ya apuntan a que los españoles se deben hacer a la idea de que salir del territorio nacional durante el periodo estival es, hasta el momento, prácticamente impensable. Vaticinan que la apertura al turismo internacional tardará ya que, con carácter previo a la reapertura de fronteras, es necesario recomponer la conectividad y dotarse de medios que protejan ante posibles contagios.

También se prevén restricciones respecto a la movilidad nacional recomendadas: uso de mascarillas obligatorio en el transporte público y el mantenimiento de las distancias mínimas de seguridad exigidas hasta ahora, por lo que cerca del 30% del pasaje no se venderá. En cuanto a las playas, será difícil repetir este verano las imágenes de los turistas intentando llegar a la primera línea de la playa. Aunque su cierre aún no se baraja, expertos epidemiológicos y científicos advierten de la necesidad de limitar el aforo.

Además, especialistas de salud pública ven factible la aparición de una segunda ola de la pandemia a partir del mes de septiembre. Por ello, el Gobierno se ha propuesto mediante las medidas citadas, u otras que pueden estar por llegar, no adoptar riesgos innecesarios durante el verano.

Medidas específicas de ayuda al sector turístico

Desde el mismo comienzo de la crisis, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos exigía al gobierno la adopción urgente medidas económicas para poder hacer frente a esta crisis sanitaria. El sector turístico ha hecho un ingente esfuerzo en los últimos años que es preciso proteger con medidas urgentes, específicas y eficaces para asegurar que puedan reanudar su actividad en cuanto la situación vuelva a su cauce habitual.

Ayudas económicas

Algunas de estas medidas fueron aprobadas por el Gobierno el pasado 12 de como un paquete especialmente dirigido a la industria turística en el Real Decreto-ley 7/2020 que incluían ayudas en forma de líneas de crédito para aquellas empresas que se han visto obligadas a cesar por completo su actividad, la disminución de la presión tributaria por parte de la Hacienda estatal y las Comunidades Autónomas, así como las contribuciones a la Seguridad Social mediante aplazamientos y suspensiones dada la falta de ingresos y régimen laboral flexible que tenga en cuenta las peculiaridades a las que ahora se enfrenta el sector turístico. 

El periódico El País señala que la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, afirmó que ya se está trabajando en distintos escenarios para que, de manera progresiva, el sector turístico se reponga de los efectos de esta crisis. Reconoció, como se preveía, que será el turismo nacional el que primero se recupere.

El Ministerio ya ha anunciado que se está trabajando en una campaña que potencie el turismo interior y que refuerce las infraestructuras necesarias garantizando su seguridad en términos sanitarios.

Mientras tanto, muchos hoteles y aerolíneas dan por perdida esta temporada estival debido a las restricciones que todos los gobiernos europeos impondrán en el sector.

Después de esta etapa, tampoco se esperan buenos resultados ya que se da por hecho que la demanda se resentirá debido a la falta de confianza de los turistas internacionales, que optarán por otros destinos antes de venir a España.

Otras iniciativas

La Secretaría de Estado de Turismo, en colaboración con SEGITTUR, ha lanzado el programa de formación Anfitriones Turismo para que los profesionales del sector puedan aprovechar al máximo el estado de alarma para afrontar de la mejor manera posible la salida de la crisis actual en sus respectivos negocios.

A fin de paliar estos efectos negativos, el mejor atractivo para un turista extranjero es garantizarle que, allí donde decida pasar sus vacaciones, estará protegido ante el riesgo de coronavirus. En esta línea, muchos hoteles madrileños han ideado la campaña “COVID Free’, dicho en inglés. La etiqueta que pretende salvar el turismo internacional en España.

La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) está desarrollando un protocolo común para la creación del certificado ‘Hoteles COVID Free’ que garantice la seguridad de los clientes y trabajadores de los hoteles madrileños cuando vuelvan a su actividad habitual. Los hoteleros de Madrid quieren presentar su protocolo tanto a instituciones públicas como privadas, para que los hoteles puedan obtener la certificación ‘Hoteles COVID free’ en cuanto hayan cumplido con todos los requerimientos especificados para su reapertura.

Previsiones para el futuro del sector

Está claro que la crisis del coronavirus va a marcar un antes y un después. Esta situación va a hacer que a todas las empresas que prestan servicios de cara al público deban cumplir ciertos requerimientos legales y sanitarios para recuperar, paulatinamente, su actividad original.

Cuando los confinamientos lleguen a su fin y el escenario mejore, se espera que la Organización Mundial de la Salud anuncie las medidas de seguridad a tomar para viajar. La incertidumbre es mayor en el sector aéreo, ya que respetar la distancia mínima exigida será más difícil en aviones, en los que el nivel de contacto es máximo y que, además, están diseñados para albergar al mayor número de pasajeros posible. Si las autoridades sanitarias obligan a reducir la flota a la mitad, podría conllevar importantes pérdidas para muchas aerolíneas que verían seriamente amenazada su supervivencia.

Sin embargo, también existe la confianza de que, antes o después, el turismo va a recuperar los números de años anteriores en los que millones de personas viajaban a diario a destinos de todo el mundo. Cuando llegue la vacuna, la gente recuperará la confianza, de alguna forma se olvidará todo lo que ahora estamos pasando y la actividad volverá a su cauce habitual.

Por el momento, el sector tendrá que dirigir todos sus esfuerzos en mantener la confianza del usuario a través de estrategias digitales y optimizar su negocio de cara a la vuelta a la normalidad.

Aunque este brote de Covid-19 plantea al sector turístico un desafío importante y en constante evolución y a pesar de que aún queda camino por recorrer, esta situación no se mantendrá así para siempre. El sector turístico es el principal motor de la economía española y ya ha demostrado antes que, como industria, es resistente y capaz de resurgir una y otra vez. El turismo volverá a ser el que era.

Índice de contenidos